«Elige los productos y servicios con los que más ingresas y reduce los costes»

¿Por qué te digo esto?
Porque ya sabes que no es lo mismo los ingresos que genera un producto o servicio y la rentabilidad que genera.
Si eres un emprendedor reciente y estas terminando de depurar tu modelo de negocio tienes que empezar a tener en cuenta como ser rentable y no sólo como obtener ingresos.

Ser rentable es lo que te permitirá tener un negocio escalable que mantenga el estilo de vida con el que sueñas y que te ha llevado a crear tu negocio.

ElegirY si no conoces la diferencia te doy una breve explicación:

Ingresos es en términos absolutos.  La cantidad de dinero que has facturado a tus clientes por tus productos y servicios.

Rentabilidad. Ser rentable es la cantidad de dinero que realmente te dejan tus productos o servicios. Es decir, restar los gastos generados a los ingresos recibidos.  El beneficio.

La rentabilidad se puede analizar de 2 formas:

  • Rentabilidad relativa: que es calcular el porcentaje de beneficio que deja un producto o servicio. Por ejemplo un 35%.
  • Rentabilidad absoluta: que es calcular el importe de beneficio que deja un producto o servicio. Por ejemplo 5 euros.

Por gastos me refiero a todos los gastos.  No sólo los gastos directos que puedes imputar a tus productos y servicios como las materias primas, comercialización, horas de trabajo, comisiones a vendedores, etc.

También tienes tener en cuenta los gastos indirectos como los salarios, alquileres, gestoría, suministros, etc.  Estos gastos suelen ser olvidados al calcular la rentabilidad y luego vienen las sorpresas.

Bueno, sigo después de esta explicación que no ha sido tan breve como yo quería.

Después de reunir esta información estudia los datos.

Verás que es posible que los productos y servicios con los que más ingresas no sean los más rentables.

¿Qué puedes hacer en este caso?  ¿Centrarte en los más rentables?

Es una opción.  Pero lo que también puedes hacer es trabajar sobre los que más ingresos generan para hacerlos más rentables.  Es decir, reducir los gastos asociados a los productos y servicios que más ingresos te originan.

Esto fue lo que hizo Amancio Ortega y le ha ido bien…¿no crees?

la calidad siempre es un éxito

Hace unas semanas escribía en mi blog que Quien mucho abarca poco aprieta, hablando sobre la importancia de tener una cartera de productos y servicios rentables para ser más competitivos.

Opciones para reducir gastos

Vale, así que después de darnos cuenta que productos y servicios que creíamos más rentables porque generaban muchos ingresos no lo son tanto, vamos a ver cómo podemos hacerlos más rentables.

1.- Haz un estudio en profundidad de todos los gastos de tu negocio y quita todos los que sean prescindibles.

¿Seguro que necesitas todos esos gastos que tienes?… ¿Seguro seguro?… Web último modelo, SEO, SEM, RRSS, oficina (¿no puedes realizar tu trabajo en una más pequeña o en un coworking?), smartphones, tablets, portátil ultraligero o iMac, personal, comidas/desayunos/cenas de trabajo, etcétera…

Pregúntate si realmente lo necesitas o si únicamente te has dejado llevar por «lo que hacen los demás» o porque «resulta molón».  A todos nos ha pasado.  No eres el único.  Pero sé sincero contigo mismo y si no es imprescindible elimina el gasto ya.

2.- Busca nuevos proveedores que te puedan servir las materias primas o servicios más baratos de los que tienes ahora.

Está bien que hasta ahora te ha servido un amigo/familiar/recomendado/o lo que sea que tengas un cierto compromiso.  Pero las circunstancias mandan y es mejor un día amarillo que 100 rojo.

Busca otras alternativas en el mercado que sean más económicas, pero siempre que cumplan con el nivel de calidad que tú has establecido.

Quizá no sea más económica la oferta, quizá sea incluso más costosa, pero es posible que te den mayor servicio o mayor calidad (con lo que podrías subir el precio de tus productos o servicios, aunque esto es mucho más complejo que una simple repercusión del coste).

3.- Negocia con los proveedores actuales para reducir el precio al que te suministran o que aumenten los productos o servicios que te ofrecen.

Si tienes ofertas de la competencia suele ser más fácil negociar.

Seguramente estás muy contento con tu proveedor actual porque te da un servicio excepcional, porque te sirve más rápido que nadie o siempre te aconseja la mejor opción, que no todo es dinero.

Pero tienes que reducir tus costes, que es de lo que estamos hablando.

Aquí veo dos opciones.

  1. Intentar bajar el precio que te cobra el proveedor. O unos plazos de entrega más cortos.  O aumentar la calidad por el mismo precio, etc.
  2. O comprarle otros productos o contratarle más servicios (siempre que los necesites) y que te haga un mejor precio de los oficiales. Siempre será más fácil negociar si le compras más.

4.- Haz las cosas de otra manera.  Revoluciona los procesos internos con otras herramientas o metodologías de trabajo.

Deja atrás el: «Aquí siempre se ha hecho así».

Vuelvo a ponerte el ejemplo de Amancio Ortega. Ha cambiado completamente la forma en la que trabajan en el sector textil.

Introducían tecnología.  Cuestionaban todos y cada uno de los procesos para detectar si era la mejor manera de hacerlo.  Y si no era la mejor forma de hacerlo lo cambiaban sin importar lo dijesen los demás.

La mejor manera que yo conozco para esto es que analices otros sectores que no tengan nada que ver con el tuyo.  Ve a ferias, congresos, conferencias.

Ve a reuniones de networking y habla con personas de otros sectores y pregúntales sobre cómo hacen las cosas.  Pídeles que te den consejos sobre tu sector.  La mayoría no tendrán mucho sentido ni serán aplicables en absoluto, o tú no podrás aplicarlos en la situación actual de tu negocio.

Pero habrá alguna idea que si puedas incorporarla de forma directa o evolucionada que te permita encarar tus procesos de otra forma más rentable.

Intenta trabajar con gente que piense distinto.

Siempre dicen a los emprendedores al crear equipo que tienen que buscar perfiles complementarios: comercial, técnico, gestor, etc.

Pero tendemos a buscar personas que piensan como nosotros y eso no nos hace avanzar.

José María Cargona Labarga, uno de los mejores coach de directivos de España, nos enseña que… «Donde todos piensan igual, nadie piensa mucho».

Esto te permite estar siempre buscando soluciones innovadoras para seguir adelante.

5.- Subcontrata los procesos.  Aunque iría un poco más allá.  Asóciate con la competencia.

– ¿¿¿¿Me lo dices en serio, Luis????

Sí, claro.  ¿Por qué no utilizas a tu competencia para que haga tus procesos internos y tú puedas “quitarte de encima” todo el coste de realizar esos procesos?  Incluso los procesos de tu negocio principal.

Incluso enseñándoles a desarrollar procesos en los que se basa tu diferencia competitiva.

– Luis, definitivamente estás loco… ¿Cómo voy a desvelar a mi competencia mi diferencia competitiva?

Si, insisto. Y digo esto porque tu diferencia competitiva tienes que ser tú mismo y lo que tú y sólo tú puedes transmitir a tu negocio.

Si tu diferencia competitiva es un proceso, cuando tengas éxito terminarán copiándotelo.

Continúo.  A medida que les vayas dando más trabajo podrás negociar mejores condiciones y reducir tus costes económicos.

Pero es que así ganas una cosa muy importarte, que es tiempo.  Tiempo para poder dedicarlo a tareas que realmente producen nuevos ingresos.

Según Peter Drucker sólo hay dos cosas que generan ingresos en las empresas: el marketing y el I+D.

Saber elegir lo mejor

Espero que con todas estas ideas puedas hacer mucho más rentables tus producto y servicios que más ingresos te generan y que puedas hacer que tu negocio trabaje para ti y no tu para tu negocio.

Y ahora es tu turno.  Cuéntanos en los comentarios que has hecho tú para hacer tus productos y servicios más rentables.

About Luis Lorenzo

En estos momentos me dedico a impulsar y mentorizar la Innovación Organizacional Disruptiva para pequeños empresarios y autónomos. Traducido significa que les ayudo a hacer sus negocios escalables para que sean sus negocios los que trabajan para ellos y no ellos para sus negocios. Vamos… para que dejen de hacer jornadas maratonianas, se puedan poner enfermos e irse de vacaciones y que aún así su negocio siga funcionando y generando ingresos.
ga('set', 'userId', {{UA-61786709-1}});
A %d blogueros les gusta esto: