1 de mayo, como todos los años, presumimos del Día del Trabajador.
Pero ¿podemos presumir? porque sinceramente, el patio está de vergüenza. El trabajo por cuenta propia o ajena es un derecho constitucional. Nuestra «carta magna» -solera del 78- acentúa este derecho tildándolo de fundamental.

Analicemos con detenimiento el artículo 35 en su punto 1:
«…Tenemos el derecho al trabajo, a la promoción a través del mismo, a una remuneración suficiente para poder sostener nuestra familia…»

¡Alucinante!

La Constitución está por encima de cualquier Ley y las nuevas leyes últimamente creadas han contribuido a reventar el mercado laboral, incumpliendo este derecho fundamental.
¿Leyes e ilegales? ¿No es interesante que estos dos antónimos se hayan convertido también en homónimos por la negligencia continuada de quienes nos gobiernan (incluyendo oposición) y de los que no defienden lo que debieren (sindicatos)?
No encuentro explicación. Ni que decir tiene si pulsamos en el recuadro Sinópsis Derecho Trabajo artículo 35 Constitución Española  donde el propio Congreso de los Diputados reconoce en el segundo párrafo “…el deber de los Poderes públicos de promover su realización efectiva…”
Dia del trabajador. Trabajo derecho constitucional fundamental y universal
¡Cáspitas! ¡qué interesante como celebramos el día del trabajador…! por no decir otra cosa que el que quiera leer entre líneas, podrá entrever claramente.
Resulta que Constitución y Congreso pregonan a los cuatro vientos un derecho que se nos viene negando últimamente a los españoles, como si el Congreso estuviese velando por ello. Tiene «cáspitas» la cosa.
Y sigo leyendo:

Así, lo ha interpretado nuestro Tribunal Constitucional cuando por ejemplo, en su sentencia 22/1981, de 2 de junio, establece que “el derecho al trabajo no se agota en la libertad de trabajar, supone también el derecho a un puesto de trabajo y como tal presenta un doble aspecto: individual y colectivo, ambos reconocidos en el artículo 35.1 y 40.1 de nuestra Constitución, respectivamente. En su aspecto individual, se concreta en el igual derecho de todos a un determinado puesto de trabajo si se cumplen los requisitos necesarios de capacitación y en el derecho a la continuidad y estabilidad en el empleo, es decir, a no ser despedido si no existe una causa justa” (También STC 109/2003).

Puffff… ¿Cuántos de los despidos de estos últimos años han sido por una causa justa?
¿Alguien me lo pude decir? ¿Nadie?

Sindicatos… esos grandes eslabones perdidos.

Y en otro orden de cosas… ¿Y los sindicatos? A parte de cobrar cuotas y velar por sus propios intereses… ¿Qué hacen realmente por los trabajadores? ¿Poco? ¿Nada?
Mañana celebramos el día del trabajador,  y resulta que los trabajadores tienen (tenemos) bastantes menos derechos que en tiempos anteriores a nuestra actual democracia. No logro entenderlo. Debería ser al revés. La democracia es por y para el pueblo ¿o estoy equivocado?
La previsión que podemos hacer con los datos públicos de que disponemos, es que para 2015, entre UGT y CCOO y sólo por ingresos de cuota, tendrán unos ingresos que rondan los 250 millones de eurazos y, eso, es mucho para gastar, aunque parece que hacen lo imposible por conseguirlo.
Estimación financiación partidos políticos y sindicatos 2015

About José Luis Pérez Fernández-Lion

Comprometido con el emprendimiento social y con las personas. Formado en el mundo de la empresa familiar, realiza estudios de Arquitectura en la UPM. Siempre esponja, se alimenta de todo conocimiento en áreas tan dispares como arquitectura, pintura, psicología, diseño, informática, medicina o programación de alto nivel.
ga('set', 'userId', {{UA-61786709-1}});
A %d blogueros les gusta esto: