¿Quién no ha tenido una idea de proyecto, ya sea para su vida o a nivel empresarial?

Todos imaginamos, todos somos inventores en cierto modo, y esto es fantástico.

Lo único que diferencia a un EMPRENDEDOR, con mayúsculas, de cualquier otra persona con una idea, es que se pone a darle forma a esta.

Cuanto más moldeada con constancia está una idea, ella se vuelve más consistente y estilizada a la vez; como si de una pieza de hierro forjado se tratara. Impacto a impacto, la pieza resulta firme y fina, llegando a ser una obra maestra.

“Compartir ideas, hacer grupos abiertos, expandirse para pulir entre todos una buena idea, es una cualidad destacable en aquellos que alientan su impulso de emprender”.

Si te sientes identificado, estás leyendo en el lugar adecuado, aquí, compartiendo pensamientos que se hacen ideas.

ANEEE está presente en tu día a día a través de muchas personas y medios para dar forma contigo a tus emprendimientos, que parten de tu semilla, tu idea, pudiendo confiar plenamente en que recibirás los apoyos que necesitas cuando los necesitas.

El gran reto de las formas de las ideas es que cada uno puede desarrollar su proyecto a medida, sin necesidad de imitaciones, se puede ser auténtico y, es más, seguro que tal y como tú deseas dar forma a tu idea nadie puede hacerlo.

Así que ponte manos al proyecto y comienza a definirlo, a moldearlo a tu estilo, y consulta todo aquello que necesites para avanzar; que es la única forma en la que un emprendedor llega al éxito… dando “buena forma” a su idea, como si se tratara de un entrenamiento diario.

ga('set', 'userId', {{UA-61786709-1}});
A %d blogueros les gusta esto: