“Las tres cuartas partes de las miserias y los malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista.” (Gandhi) 

EmpatíaLa empatía es uno de los elementos clave de la inteligencia emocional; es la habilidad para manejar las emociones y los sentimientos. Y es fundamental para que podamos tener una buena y exitosa comunicación.

La empatía es el esfuerzo que realizamos para reconocer y comprender los sentimientos y actitudes de las personas, así como las circunstancias que influyen en su comportamiento en un momento determinado; es saber ponernos en el lugar del otro.

Empatía vs. Simpatía

Conviene aclarar también que ser empático no significa tener que estar de acuerdo con el otro ni tener que abandonar nuestras propias convicciones y asumir las de los demás. Se puede estar en completo desacuerdo y mostrar empatía con la otra persona, respetando su posición y aceptando sus argumentos. De hecho, una característica del ser humano es su individualidad y, por tanto, divergencia en sus pensamientos y emociones. Es así porque cada uno vivimos en un mundo emocionalmente distinto al del otro, pero esto no significa que no podamos ponernos en su lugar, ser empáticos.

Ser empáticos no consiste en ser atentos con los demás cuando estamos de buen humor, ni tampoco es acercarnos y saber escuchar a la persona por la que sentimos afecto.

Empatía

¿Qué es la empatía?

La palabra empatía viene del término griego empátheia, que significa “entrar en el sentimiento”.

Según el diccionario de la Real Academia Española, empatía es la capacidad de una persona de vivenciar la manera en que siente otra y compartir sus sentimientos.

Podríamos definir la empatía como la habilidad -aprendible- que nos permite comprender los razonamientos, sentimientos y motivaciones de los demás.

En un sentido más coloquial podríamos decir que es la capacidad que nos ayuda a ponernos en el lugar del otro, entendiendo sus comportamientos, sus penas, sus alegrías, sus miedos, sus temores, sus motivos e intentando captar el mensaje que nos quiere transmitir.

¿Qué consecuencias provoca la falta de empatía?

En general, una persona que carezca de empatía (o sea poco empática) comprobará cómo sus relaciones sociales (familiares, laborales y de amistad) se deterioran con el tiempo.

La falta de empatía nos lleva a la ineptitud y la torpeza en las relaciones humanas. Personas intelectualmente brillantes pueden llegar a fracasar estrepitosamente en su relación con los demás si carecen de empatía, resultando arrogantes, engreídas…

De igual modo, la falta de empatía provocaría lo que, en términos de comunicación, se denomina invalidación.

Invalidar es rechazar, ignorar, burlarse, juzgar o disminuir los sentimientos de alguien… Es una de las formas de abuso psicológico más dañino. Una persona que es invalidada continuamente se convierte en una persona confundida que pierde confianza en sus propios sentimientos.

Algunas expresiones típicas de esa falta de empatía son:
“No tienes por qué preocuparte”, “Deja de llorar”, “Vete a gritar a otra parte”, “Ya estás dramatizando”, “Cálmate de una vez”, “Cállate ya”, “No me amargues con tus comentarios”, “Déjame ahora que no tengo tiempo”, “Eso es una niñería”…

Las personas con falta de empatía, cuando escuchan algo que les desagrada, son incapaces de pensar que todos vivimos nuestra propia vida y que lo que el otro manifiesta es únicamente su punto de vista.

¿Qué ventajas tiene mejorar nuestra empatía?

Un buen emprendedor debe mejorar su empatía para tener unas buenas relaciones interpersonales.
Si una persona mejora su empatía, comprobará cómo consigue grandes beneficios como:

Empatía

  • Mejorar su relaciones interpersonales.
  • Recuperar el interés por las personas que le rodean y consolidar las relaciones que tiene con cada una de ellas.
  • Entender que los demás pueden tener un punto de vista diferente al nuestro.
  • Comprender, reconocer, ser conscientes de los sentimientos de los demás.
  • Leer emocionalmente a las personas.
  • Motivar y encauzar positivamente a las personas.
  • Mejorar las relaciones en la familia, con los hijos, padres, hermanos…
  • Fomentar y enriquecer la relación con la pareja.
  • Conseguir una amistad duradera con los amigos.
  • Abrir nuevas amistades con los conocidos.
  • En la empresa, ayuda a conseguir una mayor productividad al interesarnos más por los compañeros, empleados, jefes…
  • Cambiar el entorno social en el que vivimos.

Aprendiendo

La empatía es una habilidad que se puede desarrollar, es decir, todos podemos aprender a ser más empáticos porque, contrariamente a lo que antes se pensaba, hoy sabemos que el cerebro nunca deja de desarrollarse, lo hace durante toda la vida.

Tal y como descubrió Gerd Kemperman (1998) del centro Max Delbrück de Medicina Molecular de Berlín, miles de nuevas neuronas nacen día a día en el hipocampo. Si bien en comparación con los cientos de miles de millones de neuronas de que está compuesto el cerebro, unas miles parecerían no tener importancia, resulta que estas nuevas neuronas son más excitables que las antiguas y por tanto, aptas para aprender cosas nuevas.

About Emilio Bravo

Licenciado en Psicología, especialista en Psicología Clínica por la Univ. Complutense de Madrid. Máster Honoris Causa FE3e. Ejerce como profesional en su propia consulta de psicología y coaching en Madrid. Es docente y experto de reconocido prestigio en técnicas de Hipnosis Clínica.
ga('set', 'userId', {{UA-61786709-1}});
A %d blogueros les gusta esto: