El acoso laboral, lamentablemente una lacra en auge, está tipificado en el Código Penal español como un delito de torturas contra la integridad moral, más conocido como «hostigamiento psicológico u hostil en el marco de cualquier actividad laboral o funcional, que humilla a quién lo sufre, imponiendo grave ofensa a la dignidad».

Por suerte, la sociedad y la justicia están cada vez más sensibilizados con este tema, no exigiendo pruebas que demuestren un ambiente de acoso laboral o algo tan difícil como el daño psicológico; habiendo cada vez más jurisprudencia y profesionales especializados en el tema.

Esta lacra prolifera por el desconocimiento que tienen sus víctimas de la gravedad y/o consecuencias, que aún sabiendo por lo que están pasando, no saben a quién acudir o qué hacer, escogiendo como primera opción el abandono de su puesto de trabajo. Pero ¿qué ocurre cuando tus circunstancias personales «te obligan» a continuar trabajando, o que tras mucho buscar no encuentras trabajo en otro sitio? Sufrir NO es una opción gratuita que haya que regalarle a nadie bajo ninguna circunstancia, te lo puedo asegurar.

Como actuar

acoso

Nunca te enfrentes directamente al acosador.

Como primera medida al sentirte acosado es  llevar un registro -un diario- con todo lo acontecido; no dejes nada al azar ni en manos de otras personas.
Seguidamente informar al superior jerárquico o a la persona responsable de personal, para que conozcan los hechos y tomen las medidas oportunas. Es importante obtener constancia de esta comunicación.

Si observamos alguna conducta de este tipo hacia algún compañero de trabajo, no debemos de alimentar el acoso, ni justificarlo, apoyando al compañero afectado para que no se vea o sienta aislado del resto.

Tristemente, las consecuencias del acoso laboral no acaban dentro de la empresa, sino que abarcan más ámbitos, repercutiendo sobre la salud del acosado y sobre su ámbito personal y familiar, ya que el objetivo principal del acosador es minar la moral de su víctima con descalificaciones, aislamiento, hostigamiento, todo tipo de ninguneos e incluso daño físico.

Las leyes nos protegen

Los Arts. 176 y 316 del Código Penal hablan sobre la protección de la salud e integridad física.

La Constitución Española llega aún más allá, atribuyendo la vulneración de los siguientes derechos:

  • Art. 10.- Derecho a la dignidad personal.
  • Art. 14.- Derecho a la igualdad y a la no discriminación.
  • Art. 15.- Derecho a la integridad física y moral.
  • Art. 16.- Libertad ideológica y religiosa.
  • Art. 18.- Derecho al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen.

El Estatuto de Los Trabajadores otorga protección en los Art. 4 y Art. 50.1 en su sección 2ª, donde habla de los Derechos y Deberes Básicos.

Esta lacra vulnera La Ley 14/86 General de Sanidad en su Art. 10 y la Ley General de Seguridad Social en su Art. 123 y en el Art. 127.

El Código Civil en sus Arts. 1.902 y 1.903 contempla la reparación del daño causado a una persona, ya sea por culpa o negligencia.

Inclusive la Ley Orgánica 14/1.999 que trata sobre la protección a las víctimas de malos tratos, nos podemos acoger a ella.

Como también a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales 31/1.995, que establece el derecho de los trabajadores a su integridad física, al respeto a su intimidad, consideración a su dignidad y a la protección frente a las ofensas físicas o verbales.
Según la Ley de PRL se pueden tomar medidas según quien sea el acosador, el empresario o un compañero de trabajo:

  • Si el acosador es el empresario o sus representantes por sí mísmos, se considera instigamiento o encubrimiento. La Ley es muy clara y dice que el empresario debe adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección de sus empleados ante los riesgos derivados de su trabajo y los daños que pudiesen derivarse, por ello, es responsable directo si no adopta medidas que contribuyan a prevenir, frenar y corregir estos daños, y más aún si es responsable directo del acoso.
  • Si es un compañero de trabajo, se puede denunciar por vía civil o penal, pudiéndose exigir responsabilidades al empresario por no haber adoptado las medidas oportunas para prevenir esa situación o más daño una vez que el acoso ha comenzado.

Toma de conciencia

Lo peligroso del mobbing es que muchas veces no es fácil detectarlo, puesto que el trabajador hasta que no se aleja de la empresa -o de lo que esta supone- no toma consciencia realmente de lo padecido; también porque se considera algo «normal» en el contexto del mundo laboral competitivo y orientado a la consecución de objetivos, donde resulta relativamente fácil despertar desconfianza y envidia entre compañeros y jefes que se ven «superados» por las capacidades o habilidades de otra persona.
Cuanto más elevado es el nivel sociocultural o laboral del acosador, el método o estrategia para acosar a sus víctimas se vuelve más perverso y sofisticado.

La triste realidad y la experiencia nos revela que hay una serie de profesiones en las que el mobbing se dá con mayor frecuencia, como puede ser entre funcionarios (personal de las administraciones públicas, sector de la enseñanza, sector de la hostelería, instituciones financieras, partidos políticos, sindicatos, organizaciones religiosas, y especialmente el sector de la sanidad, pues en él es donde más personas empáticas y sensibles hay, características ambas que adora el acosador.

Ante cualquier tipo de acoso, sea del tipo que sea, rendirse no es una opción y mucho menos la solución, hay que ser fuerte, compartirlo con familiares y amigos, apoyándose en ellos, ¡busca ayuda, sé fuerte!, consigue defender tus derechos. Internet es una buena herramienta donde buscar, existen asociaciones donde acudir, profesionales que te brindarán ayuda.

About Mª Isabel Jiménez

“El talento existe dentro de las empresas, detectarlo y aprovecharlo asegura el éxito empresarial.” Comprometida con la Calidad y el Medio Ambiente, conocedora de las normativas ISO y la Prevención de Riesgos Laborales. Graduado Social/RR.LL., defensora del trabajo en equipo. Con un lenguaje sencillo y cercano nos adentrará en las diferentes necesidades que toda empresa desea cubrir.
ga('set', 'userId', {{UA-61786709-1}});
A %d blogueros les gusta esto: