Oportunidad.

Del lat. opportunĭtas, -ātis.
1. f. Momento o circunstancia oportunos o convenientes para algo.
2. f. pl. Sección de un comercio en la que se ofrecen artículos a un precio más bajo del que normalmente tienen.

La primera definición del diccionario de la R.A.E. sobre la palabra oportunidad, propicia el que considere ahora, como el mejor de los momentos para expresar «mis agradecidos» a todos aquellos que han sabido descubrir la necesidad y luchan por hacerla patente, combatirla e intentan paliarla.

  • Supone un recuerdo muy especial a quienes, con su esfuerzo, total la convicción y entrega, son capaces de producir para atender las necesidades básicas de alimentación propia y ajena. Ellos fueron los primeros que pusieron su vida, experiencia, tierra y recursos, de valor fundamental, para nuestras vidas: Ganaderos, agricultores, pescadores…
  • A quienes, lealmente, encuentran lugares ideales para construir ciudades y pueblos donde compartir nuestros conocimientos y enriquecer la vida social: Arquitectos, ingenieros, constructores…
  • A los que se adentran en el descubrimiento del interior de los seres vivos, encontrando el elixir apropiado para combatir los males y tejiendo cicatrices en cuerpo y mente: Cirujanos, médicos, psicólogos, enfermeros…
  • A aquellos pensadores que median en el cultivo del entendimiento entre nosotros y nuestro entorno, nos facilitan la comunicación verbal y, siempre, disponen la música especial a cada momento: Filósofos, teólogos, literatos, artistas…
  • A quienes se dedican con honor y buen criterio a la justicia y a la sociedad en busca de un verdadero equilibrio social: Jueces, políticos (que los hay)…
  • A aquellos que dedican su vida a la observación y el conocimiento de «El Universo» y de las leyes de la naturaleza,  haciendo comprender su significado y deleitando nuestro ingenio en busca de la verdad: Astrónomos, físicos, químicos…

Todos ellos encontraron la oportunidad y engrandecen los medios para hacer más confortable nuestro hábitat, sin olvidar a investigadores, «locos» informáticos, científicos, pintores, músicos, poetas y todos los que pueda haberme dejado en el tintero.

Oportunismo.

De oportuno e -ismo.
1. m. Actitud que consiste en aprovechar al máximo las circunstancias que se ofrecen y sacar de ellas el mayor beneficio posible.

EL LOBO DE WALL STRETT - USURA

Esta otra definición, sin embargo, da lugar a la más absoluta repulsa de todos aquellos que orientan su vida profesional a la usura y a la corrupción.

De aquellos que se valen de ideas ajenas para beneficio propio, minando el intelecto de aquellos otros que -por desgracia- cayeron en sus redes. Hacen un nefasto favor a la sociedad y a ellos mismos pues nunca tendrán ideas propias que les apasionen. A la larga se convierten en «pobres hombres».

De esos que, desde el poder empresarial en grandes compañías de elevados beneficios, pactan acuerdos insalubres y nefastos para las personas que los hacen grandes. Reducen plantilla o rebajan salarios indiscriminada e injustamente. Marcan como único objetivo de sus departamentos de RR.HH. un mayor beneficio económico para la empresa, olvidándose con excesiva frecuencia de brindar una formación de calidad a sus empleados o potenciar la I+D de las empresas. Evidentemente, a la larga, obtienen recompensas inesperadas como el «concurso de acreedores», perjudicando gravemente a quienes menos culpa tienen por su mala gestión.

Me indigna y me repulsa y por eso reclamo mediante este artículo, con intereses de mora y costas de procedimiento a aquellos que, con mis ingresos, se benefician de lujos, fiestas, comilonas y cuentas en paraísos fiscales… por supuesto, sin mi autorización que nunca habrían obtenido. Cada ciudadano, empresario o marinero entrega a la mar, lo que la mar le deba. «Queridos» lobos: nunca  dije que mis ahorros en cuenta estatal fueran de vuestro uso y disfrute; habéis dejado de tener mi confianza.

Para finalizar con esta sección sobre el oportunismo, dirijo una pregunta a estos «poderosos» licántropos que desde la sombra y con guante blanco nos manejan como a marionetas.

¿Tenéis claro donde está el límite?

Antes de contestar puedo ofreceros una pista:

«No miréis tanto el mundo global; mirad más el que os rodea y

recordad que el poder económico tan solo es eso, económico.»

El corazón funciona desde dentro y es lo que permanece. Os lo dice un emprendedor apasionado.

Pero volvamos a la oportunidad como sustantivo.

Donde pocos (o nadie) pisaron, pisad vosotros. A aquellos que buscáis la innovación sostenible, deciros que donde piséis encontraréis los cuatro elementos y recursos ilimitados.

  • Agua: con la que podréis saciar vuestra sed de justicia, honestidad, sencillez y nobleza. Bebed la justa y necesaria.
  • Aire: Para respirar cada vez que os sintáis débiles; inundad los pulmones, mantenedlo tres segundos y soltadlo despacio.
  • Tierra: Donde sembrar, cultivar y recoger vuestra cosecha. Mirad bien de lo que necesitéis y repartid lo que sobre.
  • Cielo: Al que observar cuando busquéis la luz que os ilumine. Es inmenso y gratificante, os hará saber en donde estáis.

Oportismo.

De ésta no hay definición disponible en el diccionario de la RAE, pues realmente es un vocablo ficticio. Vendría a significar algo como:
1. m. Aprovechamiento de la oportunidad después de practicar el oportunismo.

Si «perdisteis los papeles» necesitáis recapacitar sobre vuestras fechorías. Contra viento y marea proclamasteis «Somos vuestra solución,  dadnos vuestra confianza».

Agradecidos a saber nadar en la tormenta

 Tal vez, algún día, hasta lo creísteis y nos convencisteis.  Yo mismo y muchos otros como yo, nos convertimos en vuestros mejores aliados. Accedisteis al sillón y os rodeasteis de vuestros fieles compañeros de viaje. Repartisteis los papeles y las carteras, tal vez, estos papeles contenían notas discordantes, puesto que el viento se los llevo u los perdisteis.

Ahora debéis de saber que los próximos gobernantes tienen la obligación de acompañarse de papeles que estén escritos con tinta de la ciudadanía, la mar de justicia, igualdad, libertad y honestidad.

Habéis perdido mi confianza y los emprendedores reclamamos vuestra intervención.  Estáis en la obligación de renovaros y gobernar con la mirada puesta en las personas, en vuestros conciudadanos y no en apoyar los caprichos de todos aquellos que, realmente, nos han llevado a esta situación.

«La crueldad, como cualquier otro vicio, no requiere ningún motivo para ser practicada, apenas oportunidad». (George Eliot)

«Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan». (Voltaire)

«Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad». (Winston Churchill)

About Ernesto Núñez

Empresario y emprendedor, amigo de sus amigos, es lo que solemos llamar «gente de bien». Implicado en la economía del bien común y todo lo que signifique solidaridad, siempre tiene una sonrisa para todos.
ga('set', 'userId', {{UA-61786709-1}});
A %d blogueros les gusta esto: