«El éxito de un proyecto de negocio se puede diseñar siguiendo el proceso correcto y esto significa que se puede aprender y, por lo tanto, se puede enseñar».

 

Interacción.

«Siempre es menos importante lo que uno dice, que lo que hace sentir a los demás mientras habla».

InteracciónEn una interacción personal lo que procesa tu interlocutor no es tanto una suma de palabras, como lo que acompaña a esas palabras: la expresión de la cara, la vestimenta, la voz, los gestos, la actitud, la pose, etcétera.

La comunicación verbal tan solo representa un 7% de la comunicación que establecemos con los demás.

Confianza.

«Si no generas confianza de nada te servirá el mejor Plan de Negocio».

ConfianzaTienes que aprender a ser empático, a ponerte en el lugar de tu interlocutor, a causarle buena impresión y tratar de conocerlo antes de intentar convencerlo.

La confianza nace de la conexión. Una sonrisa sincera y espontánea es como un mensaje de «no hay peligro» y provoca la relajación de tu interlocutor, es el esfuerzo menos costoso para generar un vínculo.

Comienza confiando en ti mismo; si no es así, tus gestos y tu voz te delatarán.

Auto control.

«Tu éxito depende de como te auto gestionas».

Auto controlSe trata de que sepas gestionar tu estrés, tus estados de ánimo, tu tolerancia a la frustración, que te sepas auto motivar.

La vida del emprendedor y empresarial está sometida a vaivenes continuos y es lógico que padezcas cambios de humor y de ánimo dependiendo de si tu proyecto, negocio o empresa, marcha mejor o peor.

Auto gestionarte implica tomar decisiones y asumir que, en ocasiones, te equivocarás y que tus decisiones siempre tienen consecuencias.

Desarrolla tus habilidades emocionales y no olvides que, en la vida al final gana el que más tiempo ha sido feliz.

Motivación.

«Cuando hay motivación, no hay dolor».

MotivaciónSiempre hemos oído «sarna con gusto no pica». A la hora de emprender esta máxima, debes tomarla como algo grabado a fuego delante de tus ojos.

Si eres emprendedor pierdes el derecho a sentir dolor y, cuando lo sientes, el deber de sobreponerte de inmediato y continuar avanzando.

Tu motivación y tu autoestima son las herramientas que te llevarán al éxito.

Sensatez.

«Si insistes en que no lo vas a lograr, no lo lograrás».

SensatezDebes plantearte metas razonables, no esperes obtener beneficios desde el primer momento.

No puedes desfallecer, si tus pensamientos no son positivos, tus acciones tampoco lo serán y desencadenará en respuestas para nada positivas.

Recuerda que una sonrisa sincera, no fingida, es el camino más efectivo para conseguir todo aquello que te propongas.

Tu empresa, negocio o proyecto pasa a ser prioritario, estando incluso por encima de la persona (osea tú) que lo lleva a cabo.

Si tu idea es buena y no pones de tu parte toda la energía positiva que requiere, alguien vendrá y la hará suya para llevarla a cabo.

Sobre la injusticia.

«Desengáñate, el mundo no es justo».

Sobre la injusticiaEl mundo de la empresa y del emprendimiento nada tienen que ver con la justicia; nada más alejado.

Nunca pienses que por tener el convencimiento de tener la razón, por realmente tenerla, o por haber hecho todo lo que podrías hacer, puedes bajar la guardia.

Debes seguir luchando por lo que crees y seguir “vendiendo” tu idea o proyecto; nadie reconocerá tus esfuerzos si al final no tienes éxito.

Que te quede bien claro: la mentalidad de un empresario debe estar preparada para gestionar, muy a menudo, la frustración.

Rodéate bien.

«Los buenos contactos, a menudo, son más importantes que cualquier Plan de Negocio».Rodéate bien. Contactos

Esto no quiere decir que no necesites un Plan de Negocio correcto.

Sin embargo algo que debes tener muy en cuenta es que los contactos son terriblemente importantes.

Debes fomentarlos, cuidarlos y hacer todo lo necesario para que te resulten útiles.

No caigas en el “lisonjeo empalagoso”; simplemente cuenta tu proyecto con verdadera pasión, empatiza con tus contactos y consigue que vean los objetivos tal y como tú los “sueñas”.

Innovación.

«Ser visionario e ir por delante del mercado supone pagar un alto precio».

Todo emprendedor o empresario tiene la obligación de innovar, es la clave de futuro de cualquier empresa. Innovar y adelantarte a los demás tiene un alto precio humano y económico, tenlo claro, no derroches energías y dinero hasta que no tengas la seguridad de que eres capaz de llevar a cabo tu proyecto. Este punto resume todos los anteriores, debes cumplirlos todos, por eso emprender no es fácil y por eso muchas empresas se quedan por el camino. La fuerza mental del emprendedor, la capitalización de su empresa, la innovación y los contactos son el eje que hace que las empresas funcionen.

«…empujando juntos seríamos capaces de cambiar la posición del eje de la tierra…»

innovacióninnovación

About Rafael Pros

Tras más de treinta años en dirección y gerencia de grandes empresas, es un apasionado por la ayuda a emprendedores, personas y empresas en la definición de una estrategia empresarial coherente y -especialmente- en analizar y poner a prueba estudios de viabilidad, siempre buscando objetivos concretos y sensatos. Actualmente desarrolla proyectos de franquicia integrales con excelente resultado.
ga('set', 'userId', {{UA-61786709-1}});
A %d blogueros les gusta esto: