Alasdair White Zona de confortUna de las reacciones más comunes del ser humano ante una nueva época como la actual es tratar a toda costa de parapetarse en lo que más conoce, adoptando una postura defensiva, pasiva, apalancándose en la llamada zona de confort, un concepto creado en 2009 por el británico Alasdair White en su renombradísimo libro «From Comfort Zone to Performance Management».

Aferrarse a nuestra zona de confort tiene consecuencias, como limitaciones que la propia persona se autoimpone por la negativa a cambiar, retrasar el aprendizaje de nuevas competencias y no asumir nuevas situaciones con la voluntad y decisión necesarias para dar un giro eficaz al negocio.

A veces, parece como que las personas quisieran pastar -como las vacas- en sus puestos de trabajo, sin ser conscientes de que el mundo cambia a su propia velocidad y éste no te va a esperar, lo que puede suponer tu propio «suicidio laboral».

Tu vida comienza cuando sales de tu zona de confort

Cristobal Colón descubrió Las Américas porque tuvo la valentía de abandonar su zona de confort. Cuando lo hacemos, descubrimos mundos asombrosos, cosechamos éxitos inesperados, disfrutamos la vida.

Hay que adaptarse -y viene de lejos con Darwin-, pero las personas nos acomodamos a lo conocido y el miedo nos induce a una actitud negativa, de temor, que nos acaba bloqueando.
Todos conocemos empresas cerradas solo por este motivo y que en su sector se veía claramente que se quedaban obsoletas y no fueron capaces de evolucionar en su mercado para no salirse en la curva de la negación a la nueva situación.

Es cierto que es más fácil y cómodo siempre ser víctima que protagonista, pero el problema es que ser víctima es muy tóxico y además hay una gran contradicción en esta actitud; y es que si no evolucionamos, nos quedaremos sin empleo, así que lo que desde luego es más seguro para nuestra estabilidad laboral es ser capaces de adaptarnos.

A veces es simplemente psicológico, ya que una cosa es lo que hacemos y sabemos hacer bien, y otra muy distinta lo que podemos aprender y podemos hacer con mucha más excelencia a veces de lo que nosotros mismos pensamos; es cuestión de confiar más en nuestras posibilidades y no ponernos barreras injustificadas.

Ahora pasamos más tiempo en casa, según dicen porque es nuestro nuevo escondite, nuestra zona de confort, pero eso también tiene como consecuencia el perdernos las relaciones con nuestros semejantes que siempre han enriquecido tanto.

zona de confort por los suelos

Quizás esta negación al cambio tenga que ver con el miedo al error, tan maximizado en nuestra cultura latina y tan normalizado en los países más innovadores. Puede que tengamos que enseñar a nuestros equipos a distinguir el error del fracaso y que dejen de asimilarlo como que es lo mismo, cuando no tiene nada que ver: un error es tan sólo una incidencia, un pequeño tropiezo en el camino que para nada tiene que impedir que consigamos nuestros objetivos finales y por lo tanto el mayor de los fracasos es no hacer nada ni intentar nuevas soluciones. La inactividad en la toma de decisiones sí que es el gran fracaso, pero no los errores cometidos durante el camino, errores que podemos corregir.

Cuando conducimos vamos rectificando suavemente el rumbo, continuamente, pero ya lo hemos asimilado como algo totalmente normal y así debería de verse en el mundo laboral… el tener que ir corrigiendo pequeños fallos, como que son tan solo micro correcciones contínuas.

Sin embargo, un error en la estrategia o en la planificación, un bloqueo que nos hace caer en la parálisis del análisis o una mala decisión precipitada o tomada con miedo, sí puede ser mucho peor, porque va a requerir una gran macro corrección -si es que hay salvación-.
Hay claras señales de que vamos por mal camino y no estamos cambiando a la velocidad adecuada, como por ejemplo las distracciones que nos desvían de nuestros objetivos, el querer imitar a otros sin haber analizado lo suficiente la situación, si el miedo planifica nuestro futuro, si llevamos tiempo inmóviles y estancados, etcétera.

Hay que tener siempre la voluntad al máximo nivel, tener el arco siempre lo suficientemente tenso, por si necesitamos usarlo.

Por otro lado, si no somos capaces de adaptarnos al entorno, a los mercados, dejaremos de aportar valor y ya sabemos que entonces sobramos en esa empresa. O somos realmente proactivos, o no aportaremos nada importante y añadiremos además pasividad; y lo que es peor… que todo esto se contagia y solo tendremos apatía general.
Recordemos que solo con motivación se cambian los comportamientos; así que esto es fundamental para la capacidad de adaptación que requiere altas dosis de voluntad.

deckchair zona de confort

Me despido como siempre deseando mucha suerte -porque la van a necesitar- a los reacios al cambio o a salir de su zona de confort , y muchos éxitos para los que saben ir adaptando su empresa a las nuevas situaciones, con unas frases que invitan a la reflexión:

«No somos responsables de la cara que tenemos pero sí de la que ponemos.»

«Solo a los bebés les gustan que les cambien.»

«Cuando debemos hacer una elección y no la hacemos, ya la hicimos.»

«Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido equivale a mantenerse con vida pero no vivir.»

Febrero 2015

About José Carrasco López

Dirección de Empresas y Marketing por la Cámara de Comercio de Alcalá de Henares, AMP - Advanced Management Program por el IE, experto en pymes, emprendedor desde hace 35 años cuando fundó Fersay, está asociado a numerosas entidades como la Cámara de Comercio, Apd, Aedipe, Esic, Club de Marketing, Aecoc y Aedhe, entre otras. Articulista en varios medios de su sector, es ponente habitual en las jornadas para pymes de La Azelera y contertulio del programa “De lunes a business” en la Cadena Ser de Alcalá de Henares. Director General de Fersay, fundada en 1979 por dos compañeros de colegio y amigos que siguen en la actualidad con su proyecto en marcha. Los valores de Fersay son la humildad, solidaridad, superación, ética y compromiso. Formación en Dirección de Empresas, Marketing y Capital Humano por la Cámara de Comercio, aunque sigue en constante formación participando en cursos y jornadas. Comprometido con el emprendimiento y las pymes, colabora con diversos medios de comunicación con sus artículos y con su asistencia a programas de radio y televisión. Ha puesto en marcha el proyecto formativo «AZELERA» para emprendedores y pymes del corredor del Henares, donde se realizan jornadas en las que se imparte formación en diversas áreas muy útiles. Asociado a entidades de prestigio como Aedipe, Apd, Cámara de Comercio, Aedhe, Aecoc, entre otras.
ga('set', 'userId', {{UA-61786709-1}});
A %d blogueros les gusta esto: